Los beneficios de la sal en su piscina

Cloración salina

¿Cómo funciona?

La cloración salina es un proceso que utiliza sal disuelta (2.500-6.000 ppm) como almacén para el sistema de cloración. El generador de cloro (también conocido como célula, generador de sal, o clorador de sal ) utiliza la electrólisis en presencia de sal disuelta (NaCl) para producir ácido hipocloroso (HClO) e hipoclorito de sodio (NaClO), que son los desinfectantes habitualmente utilizados en las piscinas. Como tal, una piscina de agua salada no es realmente libre de cloro, simplemente utiliza un generador de cloro en lugar de la adición directa de cloro en pastillas.

¿Qué ventajas tiene?

Los beneficios de los sistemas de sal en piscinas son la comodidad y la entrega constante de desinfectante puro a base de cloro.

La reducción de las cloraminas irritantes frente a los métodos tradicionales de cloración y el efecto “suavizante” de la electrólisis que reduce los minerales alcalinos disueltos en el agua también se perciben como beneficios.

Para algunas personas que tienen sensibilidad al cloro, estos sistemas pueden ser menos ofensivos.

 Las piscinas de agua salada son más baratas de mantener durante todo el año, ya que la sal es significativamente más barato que el cloro comercial.

¿Qué modificaciones tengo que hacer en mi piscina?

Ninguna, tan sólo hay que añadir sal suficiente al agua (sal especial para cloración salina, aproximadamente 5 kg por cada metro cúbico de agua). El clorador salino se instala en la caseta de depuración a la salida del filtro de arena y funcionará cuando se active la bomba de depuración.

Es muy recomendable instalar además un controlador de pH automático, ya que la electrolisis eleva los niveles de pH del agua y es necesario mantener el pH entre 7,2 y 7,6 para asegurar el poder desinfectante del cloro y evitar la formación de algas y microorganismos.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola